martes, 14 de febrero de 2017

Una bodega con vista al mar

En la localidad de Chapadmalal, se encuentra Trapiche Costa & Pampa, todo un descubrimiento de lugares inesperados con tesoros escondidos. Cómo son sus viñedos


La bodega Trapiche Costa & Pampa, en Mar del Plata
La bodega Trapiche Costa & Pampa, en Mar del Plata
A mitad de camino entre Mar del Plata y Miramar, en la localidad de Chapadmalal, a solo seis kilómetros del mar, se encuentra Trapiche Costa & Pampa, la primera bodega que recibe la particular influencia del clima marítimo.
La generosidad de esas tierras, la frescura del mar y el espíritu visionario, dan como resultado vinos que desafían el status quo y llaman a vivir nuevas experiencias.
A diferencia de los vinos de montaña, estos viñedos crecen en clima húmedo y más frío, ideal para variedades de ciclo corto, sin riego artificial. Gracias a las temperaturas máximas moderadas y a las noches frescas, resultan en vinos delicados, de gran complejidad aromática y buen volumen.
Todos son obra del eximio enólogo Daniel Pi, un visionario que creyó en el potencial de este nuevo terruño.
Sus viñedos abarcan 10.5 hectáreas plantados con variedades poco conocidas hasta ahora en el país: Sauvignon Blanc, Riesling, Gewürztraminer, Pinot Noir y Chardonnay. Además se está explorando en variedades como Albariño, Pinot Blanc y Pinot Gris.
Los vinos de Costa & Pampa presentan un estilo "francés del norte", de poco alcohol, mucho aroma, sabor y acidez natural, ideales para acompañar mariscos y pescados en cualquier preparación.
El primer espumante argentino de clima marítimo
Como resultado de su trabajo, la bodega lanzó al mercado el primer espumante argentino de clima marítimo: Trapiche Costa&Pampa Extra Brut y Trapiche Costa&Pampa Brut Rosé, elaborados bajo el método tradicional, que se utiliza para hacer los vinos espumantes en Champagne, Francia y criados sobre borras durante 18 meses.
 
El Extra Brut presenta un fino color dorado con notas a manzanas verdes y aromas a pan tostado
El Extra Brut presenta un fino color dorado con notas a manzanas verdes y aromas a pan tostado
El Extra Brut presenta un fino color dorado, posee notas a manzanas verdes y aromas a pan tostado. Se presenta elegante en boca con una acidez equilibrada que realza su frescura. Es un vino de corte 75% Chardonnay – 25% Pinot Noir.
Por su parte el Brut Rosé posee un delicado color salmón. Entrega un aroma de frutos rojos y notas tostadas. Se presenta vibrante en boca con una interesante acidez y final largo. De corte 80% – Pinot Noir, 20% Chardonnay.
"Estamos muy contentos con los espumantes de Trapiche Costa&Pampa. Sus características, su elegancia y sus sabores nos trasladan a zonas como la Champagne, Nueva Zelanda o Inglaterra, con sus espumantes recientemente presentados al mundo", dijo Daniel Pi, enólogo de la Bodega
Y agregó: "La realidad es que los espumantes de Trapiche Costa & Pampa, fueron la fuente de inspiración de esta gran aventura enológica porque cuando empezamos con la idea osada de explorar el clima marítimo y sus características no teníamos dudas que los espumantes serían una increíble opción y bajo ese marco, interpretando los suelos fértiles de la Pampa Argentina y el aporte oceánico propio del Atlántico Sur, fuimos testigos del surgimiento de este nuevo terruño que nos entregó vinos blancos (en su gran mayoría), con carácter propio tan distintos a los blancos conocidos de las zonas desérticas que complementan de maravillas la nueva gastronomía del mar".
El Brut Rose se presenta vibrante en boca con una interesante acidez y final largo
El Brut Rose se presenta vibrante en boca con una interesante acidez y final largo
 
Este primer y único espumante argentino, elaborado bajo las influencias oceánicas marca sin dudas el inicio de un nuevo origen. Costa&Pampa convierte a Trapiche en un verdadero explorador de lugares inesperados de tesoros escondidos y en esta ocasión, descubridor de un tesoro hallado entre la costa y la pampa.
La bodega recibe visitas todos los días de 10 a 17, con reservas previas a info@cyptrapiche.com.ar o a los teléfonos 0223-4644312/4313/4316 y se encuentra ubicada en el kilómetro 16 de Avenida Antártida Argentina.
La visita -que dura aproximadamente una hora y media- puede ser en español o en inglés e incluso se puede acompañar con una experiencia gourmet que incluye tablas de mar de pescados y mariscos o tablas pampa de fiambres y quesos
.
Share:

Quién es el famoso periodista inglés fanático del vino argentino Por Fabricio Portelli En InfoBae


Tim Atkin, el “maestro del vino” que visita Argentina y es fan de las marcas y zonas locales.
Tim Atkin, el “maestro del vino” que visita Argentina y es fan de las marcas y zonas locales.
Todos pueden opinar sobre vinos, pero para ganarse el respeto del público -bodegas, comerciantes, sommeliers y consumidores- a la opinión hay que formarla, y muy bien. El selecto Instituto Master of Wine, con más de 30 años de experiencia escribiendo y calificando sobre los vinos del mundo, visita nuestro país desde fines de los años 90´. Esto le ha permitido a Tim Atkin ser uno de los pocos periodistas internacionales testigo de la evolución del vino argentino.
En los últimos años no se ha perdido una sola cosecha, y su reporte de vinos es el más esperado, no solo por bodegueros y enólogos locales, sino también por retailers y conocedores de los principales centros de consumo. Como muchos otros, luego de su viaje en el que recorre algunas zonas y participa de muchas degustaciones -aproximadamente 1.000 vinos en tres semanas- y comidas, logra tener un panorama actual de lo que está pasando. Pero lo cuenta como pocos.
Por eso el "Informe Atkin" es el más consultado, por la consistencia de sus apreciaciones, por la visión que desarrolló gracias a su seguimiento tan de cerca y por sus fotos, que logran captar la esencia de los paisajes y personajes más importantes de la industria.
Gracias a comunicadores como Tim, el mensaje del vino argentino llega a lugares impensados y sus palabras sirven para legitimar el mensaje de las bodegas. Y mejor aún, para convencer a muchos consumidores que viven muy lejos de descorchar un vino argentino.
El enólogo y periodista asegura que el Malbec argentino está muy bien visto en Inglaterra.
El enólogo y periodista asegura que el Malbec argentino está muy bien visto en Inglaterra.
Tim esta vez fue convocado por WofA (Wines of Argentina), la entidad responsable de promover el vino argentino en el mundo. Y en esta oportunidad el recorrido comenzará por Chapadmalal -viñedos con influencia marítima-, de allí a Neuquén y Río Negro, continuando por Mendoza, San Rafael y los Valles de Pedernal y Calingasta en San Juan. Visitará unas 60 bodegas y probará más de 1.000 vinos. Algunos a ciegas, otros delante del enólogo de turno, otros en una sala de degustación y otros con el paisaje vínico de fondo.
Apuntó las expectativas para este año, y si bien no arriesgó un pronóstico general de los vinos antes de degustarlos, confirmó que la Argentina ya pasó la etapa del Malbec y que ahora es necesario pasar al siguiente nivel.
 “Hoy el Malbec argentino es una marca fuerte en el Reino Unido“, afirmó.
Todos los esfuerzos de las bodegas deberían apuntar a explicar las diferencias entre las zonas vitivinícolas. "El consumidor tiene que entender por qué un Malbec de Luján de Cuyo es diferente a uno del Valle de Uco", dijo, en alusión a la zona más tradicional y a la más nueva donde se elabora el cepaje insignia del país.
 Actualmente el Reino Unido es el segundo mercado de destino, con casi 2,5 millones de cajas de 12 botellas, representando más del 10% de las exportaciones totales de 2016
Si bien Atkin reconoce que muchos de los mejores vinos argentinos son elaborados por las grandes bodegas, en los pequeños productores puede ver de cerca -y sentir más- el interés, la pasión y la diversidad de la Argentina, y eso lo fascina.
De hecho la diversidad es una de las grandes ventajas competitivas del país, sin embargo a veces crea confusiones en el consumidor. Ante la gran cantidad de vinos de enólogos y productores que lanzan sus propias etiquetas por fuera de las bodegas en las que trabajan, Tim no dudó en apuntar: "Si yo fuese bodeguero, no le dejaría hacer su vino a mi enólogo".
Atkin está dispuesto a visitar 60 bodegas y probar mas de 1.000 vinos argentinos
Atkin está dispuesto a visitar 60 bodegas y probar mas de 1.000 vinos argentinos
"En mi país el vino argentino es visto como un buen vino; no como uno barato, y goza de buena imagen porque a la gente le gusta la Argentina", definió. "Ahora, el próximo nivel es definir y diferenciar las zonas", detalló. En relación a las zonas, de Salta lo enamoró el viñedo más alto del mundo -Altura Máxima-. Fue en su viaje del año pasado en el que pudo recorrer muchos kilómetros, y eso le permitió entender mejor la influencia de la geografía y del clima. "Salta le da a los vinos aromas y sabores muy particulares y reconocibles", apuntó el experto inglés. "El Malbec de allí tiene un carácter muy particular, una combinación de sol y altura", agregó.
Con la mente en su próximo reporte, degustó diez vinos en la cava de un importante restaurante de carnes de Puerto Madero. Tim ha llegado con la cabeza abierta y con la intención de encontrar cosas nuevas y mejores que en 2016. Sabe que la cosecha pasada fue muy difícil (por las dificultades climáticas de El Niño la merma en la producción fue del 40%, más allá de la influencia en la calidad), pero está seguro que eso ha beneficiado a los blancos. Y en los tintos 2014 y 2015 que seguramente degustará, espera encontrar más exponentes que sigan apostando por las sutilezas, dejando de lado el exceso de roble, de alcohol y de extracción. Sabe que no habrá grandes cambios porque es un momento de sintonía fina y los cambios serán graduales, pero ese es el camino para lograr vinos elegantes de clima cálido.
Para Tim, los mejores vinos argentinos son Malbec, pero para llegar a los cien puntos aún les faltan un poco más de "sense of place" –sentido de lugar-. "Si las bodegas se dedicaran a expresar el carácter de sus viñedos, los consumidores podrán entender las diferencia de las regiones y sub regiones", calificó. También confía en el Cabernet Franc a pesar que haya poco plantado; considera que el Cabernet Sauvignon es genial y que le gustaría ver más Bonarda -la segunda variedad tinta implantada- elaborado. Pero también dejó la puerta abierta a nuevas cepas porque está convencido de que hay variedades de climas calientes que podrían adaptarse muy bien al terruño nacional, como Assyrtiko -uva blanca de Grecia-, Aglianico o Nero D´Avola -tintas del sur de Italia-. Y a pesar de no ser una variedad de sol, puso el ejemplo del Trousseau del Alto Valle de Río Negro.
Además, en su "Reporte 2016" aseguró que los blancos argentinos se estaban transformando. Que los jóvenes enólogos estaban logrando un gran impacto, que las bodegas estaban poniendo más foco en expresar el viñedo y la cosecha, y que si bien el Valle de Uco ya está considerada como una de la regiones más importantes del Nuevo Mundo, hay vida más allá de Mendoza.
"Lo importante es llevar a la gente al próximo nivel, explicándoles las diferencias entre los Malbec de Luján de Cuyo, del Gualtallary, de Salta, San Juan o Patagonia", insistió el periodista inglés, mientras disfrutaba del último bocado de su ojo de bife argentino -bien jugoso- y una copa de Malbec.
Share:

viernes, 10 de febrero de 2017

www.vinetur.com Cinco estrategias digitales que incrementan el valor de una marca de vino


Claves de la comunicación y el marketing digital en Internet que permiten situar a las marcas entre las preferencias de los consumidores 



En Vinetur sabemos que gestionar comunicación digital implica desarrollar publicidad interactiva, pero también gestionar el conocimiento a través de un portal que permita la notoriedad de la marca, que potencie la comunicación, que cree relaciones con usuarios y prensa, que realice patrocinios, que tenga la posibilidad de crear comunidades virtuales, que emplee el emailing entre sus usuarios e incluso que utilice el comercio electrónico.
En definitiva realizar una comunicación digital efectiva debe cumplir con el objetivo final de crear una marca fuerte para sus públicos mediante la interacción y participación del usuario. Un objetivo que, hoy por hoy, debería ser casi tan importante para cualquier bodega como la propia elaboración del vino.

Desde Wine Branding Desing, nuestra firma de marketing digital de referencia, son plenamente conscientes de ello y por eso nos ofrecen una serie de consejos para ayudar a las bodegas y empresas del sector del vino a impulsar sus estrategias de comunicación y marketing digital.

La comunicación de marketing online es aquella comunicación producida digitalmente y realizada por una persona o empresa, para conseguir sus objetivos corporativos y comerciales. Trata de crear una comunicación mix-multisoporte, dirigida a un público cada vez más hiperconectado y en crecimiento.
Para lograr esto es necesario desarrollar una estrategia global, una combinación de comunicación digital que potencie la eficacia global de la marca.

Por tanto, la fórmula basada en la idea de diversidad de acciones, con el uso de la innovación y la mezcla de las mismas constituirá el éxito de una campaña. Es decir, el uso adecuado del mix es la base de la eficacia de las comunicaciones de marca.

Nunca limites, por tanto, la capacidad creativa de una campaña a una de estas técnicas, ni a uno de los medios existentes, sino más bien aprovecha las sinergias entre todos ellos, apostando por un verdadero mix de comunicación que aporte diferenciación para alcanzar una ventaja competitiva real que permita situar la marca en la mente del consumidor.

Estas son alguna de las claves de la comunicación y el marketing digital en Internet que permiten situar a las marcas de vinos entre las preferencias de los consumidores.

1. Premios y recompensas.
Ofrecer a los usuarios ventajas competitivas sobre otros usuarios, como premios por compra de vinos, invitaciones gratuitas a la bodega, tarjetas de cliente, condiciones especiales, etc. Esta relación puede estar precedida de iniciativas que favorezcan y premien la participación del usuario.
Es una de las acciones más sencillas de implementar y más eficaces. Además de que a muchos usuarios les gusta competir de manera lúdica, a muy pocos les disgusta que los recompensen y premien por algo tan simple como opinar. Numerosas compañías están desarrollando websites específicos en las que realizar acciones de este tipo.

Resulta destacable el caso real de una bodega, que ofreció a los internautas la posibilidad de que eligieran el nombre definitivo de un vino, antes de que la marca se lanzara al mercado. Los usuarios podían participar con el envío de sugerencias a un website específico creado para ello. La persona cuya propuesta resultó ganadora recibió como recompensa, además de un lote del vino que él mismo había "bautizado", un viaje con gastos pagados para él y su familia o amigos a la bodega durante un fin de semana. Además, los primeros mil usuarios que votaron por el nombre ganador recibieron descuentos especiales durante un año en productos de la bodega.

2. Entretenimiento.
Ofrecer a los usuarios cualesquiera de los aspectos de las cuatro "F" (Flujo-Funcionalidad-Feedback-Fidelidad) como pueden ser entretenimiento, información de valor añadido, socialización, personalización, etc.
Se trata de ofrecer entretenimiento o herramientas que aporten información de interés al usuario. Un ejemplo de ello son las Apps que diversas marcas llevan a cabo para tales fines.
Estas App son pequeñas aplicaciones para tablets y smartphones, que realizan pequeñas funciones en el día a día del usuario destinadas a ofrecer alguna utilidad o hacer la vida más fácil.
Así, a modo de ejemplo, una App que existe en la actualidad de una conocida bodega, informa sobre qué hacer en tu ciudad cada día, además de ofrecer una pequeña agenda para tu tiempo de ocio, informándote de fiestas y eventos, así como de los locales, bares y restaurantes donde se encuentra la marca para que los visites.

3. Marketing de guerrilla.
El marketingg de guerrilla son las acciones publicitarias basadas en técnicas no convencionales y en una fuerte dosis de creatividad que se desarrollan especialmente en un ambiente cercano al usuario.
El objetivo de estas innovadoras acciones es lograr la empatía con el público al que nos dirigimos (target) y la prescripción de líderes de opinión y medios. Otra característica es que suelen ser relativamente fáciles de llevar a cabo y no requieren de grandes presupuestos.
Si bien inicialmente el marketing de guerrilla era puramente físico, actualmente son ya muchas las bodegas que lo aplican a entornos multicanal o basados en el uso de varias plataformas tecnológicas.

4. Marketing viral.
El marketing viral, estrechamente ligado al neuromarketing, se ha convertido sin duda en una de las herramientas más poderosas y usadas en las estrategias de las marcas.
Está basado en considerar los contenidos de la comunicación como un virus que se expande exponencialmente por la Red. El objetivo es convertir al usuario en prescriptor de la marca pero sin que sea consciente de que lo es.
Por otro lado, es importante destacar que las campañas de marketing viral son realmente virales cuando los usuarios así lo desean. Por ello, si deseas desarrollar este tipo de estrategia debes apostar por una gran dosis de creatividad, espontaneidad y usar canales innovadores.

5. Buscar la acción.
Se trata de hacer actuar a los usuarios, y no sólo mirar. Están basadas en la participación de los usuarios con el fin de la construcción de marca o 'branding'. La acción es la clave de la construcción de marca e Internet potencia esta característica.
En estos casos, la participación implica además la creación de comunidad y refuerza la pertenencia a un grupo ofreciendo mayor feedback y fortaleza de marca.
Cabe destacar que en este punto la acción no persigue la venta, es decir no se trata de una acción comercial ad hoc, sino una acción destinada a satisfacer a los usuarios.
Veamos un ejemplo, en una ocasión una conocida marca llevo a cabo con éxito la siguiente campaña: "Los 100 primeros en registrarse online en el website de la bodega podrán asistir y participar en un maridaje que se celebrará en tu ciudad, con jamón ibérico y tortilla española (todo gratuito). Si no puedes ir, pásaselo a un amigo".

Estrategias Mix
No es una estrategia en sí misma sino la combinación efectiva de varias de ellas. Las estrategias mixtas combinan diversas opciones, como, por ejemplo, estrategias basadas en la participación que tengan el objetivo de ser difundidas viralmente entre los usuarios, ofreciendo una ventaja competitiva sobre otros usuarios.
Por ejemplo, una interesante campaña realizada por una bodega consistía en enviar muestras de vinos a Youtubers de referencia a cambio de que realizasen divertidas catas para sus seguidores, al tiempo que, durante el mismo vídeo, organizaban un mini concurso de varias botellas de vino entre los seguidores.
El mix de comunicación de marketing implica un análisis de las variables de comunicación on-line de la empresa.
Toda marca que pretenda generar branding debe basar su estrategia de mix de comunicación en el engagement o compromiso con el cliente. El engagement implica crear vínculos que permitan la fidelización de una comunidad de marca en la que se generen lazos emocionales y sociales.
Fuente:  https://www.vinetur.com/2017012726930/cinco-estrategias-digitales-que-incrementan-el-valor-de-una-marca-de-vino.html
Share:

www.recetum.com Los jóvenes consumidores de vino se dejan influir "y mucho" por las etiquetas


El 71% de los que compran vinos en las cadenas de supermercados reconocen que se acercan más y acaban comprando vinos con etiquetas más llamativas. Así lo indica un estudio realizado por Marianne McGarry Lobo Profesora de la Universidad Politécnica de California.



Recordemos que la etiqueta frontal es uno de los mensajes que primero se ve. Esto hace que el que dentro de un enorme lineal, alguien se acerque a ver una botella por su etiqueta, resulta algo más que positivo para esa botella y esa bodega.

El estudio indica que los bebedores manifiestan que no les gusta ver animales en las etiquetas. No obstante, curiosamente, La mitad de los vinos más vendidos en USA hasta hace unos años, tenían un animal en el frontal de la etiqueta. Si los colores del animal eran llamativos y vibrantes, mucho mejor todavía.

La etiqueta que logró la calificación más alta para el atractivo era la del vino Twin Fin, destacando por su colorida imagen de un descapotable clásico con una tabla de surf cerca de la playa. Esta y la segunda mejor valorada se consideraron como llamativas, únicas, elegantes, creativas, inteligentes y coloridas.

Los Millennials parece que reciben mejor las etiquetas con elevados elementos coloridos, extravagantes y creativos. Pero curiosamente, la Generación X y los Baby Boomers, generaciones anteriores a los Millennials, también reconocieron que se sentían más atraídos frente a etiquetas con elementos más coloridos y llamativos. En menor medida, pero queda claro que estos elementos comunes atraen a todo tipo de bebedores.

El estudio indicó que los compradores de vino se sentían atraídos por etiquetas que tuviesen un animal, que el texto estuviera en negrita, tonos llamativos pero a la vez sencillos. Influía también temas floridos, creativos y vistosos. También hubo un grupo de compradores que indicaron que se sentían atraídos por las etiquetas clásicas. No obstante este porcentaje no fue muy elevado.

Las mujeres prefieren más creatividad, lo llamativo, lo colorido y las etiquetas de vino que llevan los nombres de sus elaboradores. Los hombres, también manifestaron esta dirección pero en menor porcentaje
La contraetiqueta

No solo importa la parte de adelante de la botella. Y es que un 49% de los encuestados indicaron que si se sentían influenciados en la compra según lo que pusiera la parte trasera. No en vano, un 55% de los compradores reconocieron que si leían lo que ponía en la contraetiqueta.
Lo que preferían que pusiera esta etiqueta trasera era:

    Descripciones de sabores y aromas
    Información sobre la bodega
    Posible maridajes
    Historia de la bodega
    Una historia sobre el vino
    Características región donde se elabora
    El clima de la viña
    Sitio web de la bodega
    Una historia sobre el fabricante del vino
    La ubicación bodega
    Información humorística
    Prácticas de elaboración del vino
    Suelos de viñedo

Los consumidores indicaron que una descripción de sabores y aromas del vino en la etiqueta trasera es la información más importante. Ellos simplemente quieren saber qué esperan encontrar en el vino. A esto le siguen la información sobre la bodega, maridajes, historia de la bodega o la historia del vino.

Fuente: http://www.recetum.com/vinos/los-jovenes-consumidores-vino-se-dejan-influir-mucho-las-etiquetas/

Share:

www.vinetur.com La última tendencia en el vino es fijarse en el suelo, no en la uva


No se trata de la región geográfica, la uva o el viñedo, sino lo que hay sobre la superficie del terreno, donde las raíces de las viñas se hunden


Garnacha, Tempranillo, Syrah, Godello, Cabernet, Chardonnay, por un lado. Ribera del Duero, Toro, Rioja, Borja o Priorat por el otro. Variedades de uva y denominaciones de origen han sido los dos tipos de información clave para clasificar y elegir un vino. Sin embargo, cada vez más hay otro aspecto que cobra más importancia: el suelo.
Porque parece que ha llegado la hora de aprender la última información imprescindible: el lado "sucio" del vino. No se trata de la región geográfica, la uva o el viñedo, sino lo que hay sobre la superficie del terreno, donde las raíces de las viñas se hunden en la tierra que (supuestamente) da a un vino su verdadero carácter y calidad. El tipo de tierra es la última forma de clasificar un vino.

Organizar la carta de vinos por la roca
La tendencia comienza a imponerse en EEUU. Por ejemplo, en los restaurantes Husk, ganadores del premio James Beard, en Charleston, Carolina del Sur, y en Nashville, la carta de vinos está organizada por el tipo de roca (caliza, granito, pizarra, volcánica...). Bajo "caliza", encontrará un blanco portugués; bajo "granito", dos tintos Beaujolais de Fleurie.

Más y más vinos comienzan a destacar el tipo de roca desde la propia botella. Los primeros cabernets de la nueva plantación del multimillonario argentino Alejandro Bulgheroni en Napa (California), incluyen dos vinos en su línea denominada Litología. Cada uno incluye un tipo de roca diferente en la etiqueta.

El productor cinematográfico y emprendedor vinatero Mark Tarlov y el floreciente enólogo borgoñón Louis-Michel Liger-Belair, que están tras las bodegas de pinot noir Chapter 24 Vineyards, en Oregón, también persiguen la importancia de identificar la tierra en la etiqueta en sus vinos Fire + Flood.

"Si prefiere Fire", explica Tarlov sobre su pinot que crece en terreno volcánico, "le gustará el vino de roca volcánica, con sabores ahumados y salinos, como los del Etna en Sicilia. Los que prefieren los Flood (cultivados en suelo sedimentario) son personas de río, que escogen vinos flexibles, más redondos, y más suaves, como el burdeos".

La idea subyacente, por supuesto, es que el suelo volcánico da una nota de sabor independiente de la uva o la región, se trate de California, Italia o Nueva Zelanda. Los enólogos dicen que el tipo de terreno influye mucho en la personalidad del vino en la copa, dando a los mejores un distintivo "sentido de pertenencia".
Es cierto que el concepto de que se transmitan sabores específicos de las rocas al vino no es algo que esté precisamente avalado por los científicos. "La geología del viñedo no se puede saborear en el vino de ninguna manera directa", explica el doctor Alex Maltman, geólogo de la Universidad de Aberystwyth, a la agencia Bloomberg. Pero muchos vinateros siguen convencidos. Lo que significa que los amantes del vino deberían prepararse.

Una extensión del terroir
Piense en la nueva obsesión por las rocas como la última extensión del tradicional concepto francés de "terroir" (terruño).

"La tierra vuelve a estar de moda", ha declarado la suma sacerdotisa del vino natural Alice Feiring, cuyo nuevo libro, The Dirty Guide to Wine (La guía sucia del vino), se publicará en junio. Pretende transmitir el amplio mundo de los suelos de una forma entretenida y personal, que ofrezca útiles "listas de referencia" que relacionen la roca, las regiones y las uvas.

Feiring señala que la viticultura orgánica ayuda a que destaquen las diferencias en la copa siempre que los enólogos emparejen la uva adecuada con el suelo adecuado.
Suelos arenosos, arcillosos, graníticos, calcáreos... son los nuevos términos para fijarse a la hora de comprar un vino, cada uno con características propias. Incluso en los volcánicos, cuyo interés ha entrado en erupción, con popularidad creciendo en las botellas con origen en las laderas del Etna en Italia o en la isla griega de Santorini. En España, un buen ejemplo se encuentra en Lanzarote.

Fuente: https://www.vinetur.com/2017020127009/la-ultima-tendencia-en-el-vino-es-fijarse-en-el-suelo-no-en-la-uva.html

Share:

www.7canibales.com Concursos de vino ¿negocio o estrategia?


Es la pregunta del millón. Proliferan los concursos de vino por el mundo y ello provoca un debate: ¿son simplemente un negocio o deben formar parte de la estrategia comercial de mi bodega?


Es evidente que el mercado del vino vive hoy una clara saturación. Las campañas de comunicación o marketing se hacen necesarias para diferenciarse ante la inmensa oferta. Con lo que, los concursos se pueden ver como una vía más de comunicación para dar al consumidor mayores garantías ante su desconocimiento.

Pero… ¿Sabemos algo de los concursos? ¿Para qué valen? ¿Quiénes son los catadores? o ¿Cómo se organizan?
Uno de los aspectos que más desconfianza genera tanto en las bodegas como en el consumidor es que los concursos sean un negocio en sí y persigan un beneficio económico. Pero hay que entender que un certamen de calidad tiene un elevado coste: su organización, la recepción de las muestras, la selección del panel de cata, la promoción, las comidas, los viajes, los alojamientos… y que sea un negocio asegura su rigurosidad y supervivencia, obligándole a tener que ser valioso para el sector, pues de lo contrario estará abocado a su desaparición.
En mi opinión, el problema no está en que el concurso sea un negocio, sino en que los participantes consigan sacar un beneficio de él y el concurso sea riguroso. Recibir un premio en un concurso de vino es un apoyo más para destacar entre la competencia. Como una reseña de un experto, o una puntuación en una guía especializada. Es un argumento comercial más de cara a los distribuidores, una herramienta de venta para acceder a nuevos mercados, un punto de partida para promocionar, comunicar y en definitiva ganar en notoriedad, en resumen, ofrecer garantías para el consumidor y que éste nos elija.

Mª Isabel Mijares, pionera, jurado y presidenta en muchos certámenes me comentaba un día: “los concursos están bien planteados siempre y cuando den servicio al sector”. Ése es el quid de la cuestión.
Como especialista en marketing y catadora, considero que participar en los concursos de vino es una estrategia de marketing muy válida y rentable sobre todo para vinos de gamas media o media–alta, pues te permite conseguir un posicionamiento más rápido. ¿Rentable? Totalmente, si ganas, y si además tenemos en cuenta el coste de participación, que suele ser entre los 150 a 200 euros, una inversión ínfima si se analiza la rentabilidad que se puede obtener si gestionas bien el premio ganado.

Los jurados están formados por catadores expertos, con conocimientos amplios de vinos, catas y con experiencia en concursos. Ser jurado no es fácil, accedes por méritos y es un honor, un reconocimiento dentro del sector. Los catadores no cobramos nada por catar en los concursos, aunque sí se nos pagan nuestros gastos para que no nos cueste dinero la participación, ya que ponemos nuestro tiempo y todos nuestros conocimientos al servicio del mismo. Pero además de esto, existe otro beneficio para el catador a parte del propio reconocimiento, pues catar en estos concursos te asegura estar mucho más al día de las tendencias y perfiles que se van imponiendo en el mercado del vino, con lo cual te hace mucho mejor profesional.

Y ¿cómo se hace?  En los concursos, generalmente, se cata por la mañana, pues el catador tiene más sensibilidad, aunque cuando existe gran cantidad de muestras se hace necesario el catar mañana y tarde pues sino se alargaría mucho en el tiempo.  Normalmente en una mañana se suelen catar una media de unos 30 a 40 vinos, en dos tandas de 15 a 20 vinos, con un descanso entre ambas.

Los catadores tenemos nuestros rituales, sé de algunos que no toman leche antes de catar, otros hacen desayuno salado con pan o jamón ibérico.  En las catas se ha de disponer siempre de buenas condiciones: sala limpia de aromas que no afecte la cata, una buena luz… Lo habitual es catar con botella tapada o lo que se llama “cata ciega” dado que se busca la imparcialidad del jurado y que este no se vea afectado por el conocimiento de una marca determinada.  Y por supuesto que todas las muestras a concurso estén perfectamente atemperadas, cada una en su categoría, no se puede permitir catar un espumoso o vino demasiado caliente o frío.  En la mesa sobre fondo blanco, 4 o 5 copas de cristal de calidad, agua, escupideras para no tragar los vinos, y por supuesto un plato de colines que se utiliza con el fin de arrastrar los taninos que se van quedando en la lengua cuando ya se lleva un tiempo de cata. En el primer descanso de la cata, se suele tomar una cerveza con el fin de refrescar, limpiar la boca y dientes de los taninos, de este modo se consigue comenzar de nuevo desde cero para que la siguiente tanda de vinos no se vea perjudicada por saturación.

Es importante tener un primer vino que se llama de ”puesta en boca”. En toda cata el primer vino siempre sale perjudicado, pues la boca debe habituarse a la acidez, con lo que se tiende a puntuar más bajo este vino. Por eso se utiliza este primer vino, que, por supuesto no concursa y con un doble objetivo: preparar la boca y por otro lado el unificar los criterios de valoración del grupo de catadores/jurados sobre las puntuaciones de los vinos.  En esta labor es importante el presidente del jurado de cada mesa, técnico que, aparte de catar, supervisa el grupo y se encarga de que todo se haga correcta y rigurosamente, es decir, que todo el mundo cumpla con su cometido aparte de comprobar que todas las fichas estén perfectamente rellenadas.

¿Y cómo valorar? Los vinos suelen estar divididos en categorías generales:  vinos espumosos, vinos blancos sin madera, blancos con madera, vinos rosados, tintos jóvenes sin madera, tintos con madera hasta 12 meses, tintos con madera de más de 12 meses, vinos generosos y dulces.

Cada uno de los catadores rellena una ficha de cata por cada vino catado, normalmente se utilizan fichas de cata basadas en las desarrolladas por la Organización Internacional de la Viña y el Vino.  Todas las fichas de cata se dividen generalmente en cuatro grandes bloques como se ve en la imagen: Vista, Olfato, Gusto y Armonía o Juicio-Global, que son valorados con una calificación de Insuficiente/Descalificado, Correcto, Bueno, Muy Bueno hasta Excelente y cada una de ellas tiene una puntuación en número por cada subcategoría, que luego se suma, y esta da el valor final que ha obtenido el vino en el concurso.

Si entramos en detalles en la Vista, se valora la limpidez, el aspecto/color, y si es un espumoso la efervescencia, es decir, cómo se presenta, tamaño de su burbuja, etc.  En el Olfato, se valora la franqueza de los aromas, su intensidad (siempre positiva) y la calidad de los aromas, (pues no es bueno que huela intensamente mal).  En el Gusto, lo mismo, pero en la boca: franqueza en entrada, intensidad positiva de sabores, persistencia armoniosa del vino y por supuesto la calidad, pues ha de ser un gran vino si obtiene una alta puntuación.  Y como colofón la armonía, o ese juicio final, que es toda esa sensación de conjunto que nos ha producido el vino en todas sus fases y cómo nos hace sentir.  Por eso es muy importante contar con experiencia para poder reconocer grandes vinos en cata. Independientemente del nombre del premio que se le otorgue en cada concurso, conseguir puntuaciones superiores a 92 supone obtener los máximos galardones del concurso.

Para participar en un concurso la bodega sólo tiene que ponerse en contacto con la organización del mismo, todos tienen web, e informan de sus plazos.  Se debe rellenar una ficha de participación con la información necesaria que solicitan, pagar las tasas correspondientes por cada muestra, y después se envía la cantidad de muestras que se soliciten.  Se aconseja mandar siempre los vinos terminados, listos para consumir, pues hay que tener en cuenta que ese vino se somete a un análisis durante un tiempo muy limitado y sobre todo se piensa cuando se cata en el consumidor final, no tanto en futuros grandes vinos con los años. Para eso es mejor esperar a que esté terminado y presentarlo más tarde.

Actualmente hay muchos concursos, tanto en España como en el extranjero, con mayor o menor fama, no puedo nombrar todos, pero si tuviera que nombrar algunos de los que resultan muy interesantes destacaría:
Bacchus, promovido por la Unión Española de Catadores y avalado por el Ministerio de Agricultura. Se inscriben una media de 1.800 vinos de 21 países, y cuenta con un jurado formado por sumilleres, periodistas, distribuidores y miembros de la UEC en el que el 80% del jurado es de nacionalidad extranjera.

Zarcillo, bianual, promovido por la Comunidad Autónoma de Castilla y León.
CINVE, único en el que la mayoría del jurado son compradores que trabajan en espacios donde se pueden comercializar los vinos (Makro, El Corte Inglés, tiendas de vino, etc).

Alamesa, organiza muchos concursos temáticos. Esta empresa ofrece como valor añadido que los vinos premiados son presentados para conocimiento del público general en unas actividades muy interesantes llamadas “Vinoquedadas”.  De esta organización, yo tengo predilección por uno de los concursos que se llama “Vino y Mujer” donde sólo se pueden presentar vinos elaborados por mujeres que son catados a su vez por un panel de mujeres expertas.

Premios Envero, 19 ediciones, promovido por el Ayuntamiento de Aranda de Duero. En este sólo podrían participar los vinos de la D.O. Ribera del Duero, pero lo nombro porque este concurso permite ser catador por un día en una cata multitudinaria, con el slogan “Se buscan 1.000 catadores” es un concurso donde aficionados, adictos, expertos, amateurs y profesionales… es decir, cualquiera que tenga ilusión por convertirse en juez de concursos por un día de los vinos de esta Denominación de Origen, toda una experiencia.

Fuera de nuestras fronteras merecería la pena destacar:
Concours Mondial de Bruxelles Wine Competition. Con más de 20 años y un reconocimiento mundial, participan habitualmente en él 9.000 muestras, siendo España el país que más vinos presenta. El jurado lo forman con 300 catadores de más de 50 países. Tiene un convenio con la Universidad de Lobaina en el que, al terminar, a parte de los resultados de los premios, a los catadores participantes se les da un informe con sus estadísticas durante el concurso, donde se evalúan si son constantes y si están al mismo nivel que sus compañeros. Con el fin comprobar su exactitud, todos los días de cata repiten algunos de los vinos para ver si se les ha otorgado la misma puntuación. Actualmente es itinerante y este año 2017 se celebrará en Valladolid. Es muy valorado por los consumidores y catadores a nivel mundial y este año merece más que nunca la pena participar.

Sélections Mondiales Des Vins Canadá, Es de los más antiguos. El tercero de mayor participación por bodegas españolas. A parte de las propias medallas, se realizan reportajes que se publican en las revistas como Magazine Prestige (100.000 personas/mes) o Magazine HRI (propietarios de restaurantes e instituciones), aparte de ganar puntos adicionales y la notoriedad para poder entrar a vender a la Saq- La Société des Alcools de Québec, el monopolio-comprador institucional más grande de vinos en el mundo.

Mundus Vini (Alemania). Otro de los más prestigiosos del mundo, se catan más de 6.000 vinos, ocupando España el segundo lugar. Además del premio ofrece como aliciente una presentación de los galardonados y la degustación de los vinos en un espacio en la feria de ProWein, la feria más comercial del vino del mundo. También se publican en sus 7 revistas: Weinwirtschaft, Der Deutsche Weinbau, Meiningers Weinwelt, Meiningers Sommelier, Getränke Zeitung, Meiningers Craft, Fizzz, Meininger’s Wbi, Eurodecor, lo que facilita el acceso al Mercado alemán.

Otros concursos prestigiosos son: Vinalies Internacionales (Francia), Decanter World Wine Awards (DWWA), International Wine Challenge (IWC), International Wine and Spirit Competition (IWSC), The International Wine Contest, Challenge International du Vin, International Organic Wine Award Bioweinpreis (BWP), China Wine & Spirits Awards (CWSA), New York International Wine Competition (NYIWC), Hong Kong International Wine & Spirit Competition.

Fuente: http://www.7canibales.com/vinos/concursos-vino-negocio-estrategia/

Share:
www.matcom.com.ar. Con la tecnología de Blogger.

Siganos por Correo

Seguidores Fieles

EL ARGENTINO

ARGENTINO, AVISOS WEB

Vinos Boutique Y Creaciones De Autor Finca Gabriel Jorge Rubio, Los Médanos De V... cjwx2z

Copyright © Vinos Del Plata | Powered by Blogger Design by PWT | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com