viernes, 2 de diciembre de 2016

Radio Mitre La importancia del vino para la imagen argentina


Esta semana s desarrolló en Buenos Aires un Foro de Revisión del Plan Estratégico Vitivinícola 2020, durante el cual se revisaron las metas originales junto a los cambios ocurridos en la industria y en los mercados en los últimos años.
Se presentaron informes muy claros que muestran la pérdida de competitividad del vino argentino ante otros países.

Posiblemente la frase más impactante estuvo a cargo de Hilda Wuilhelm, la presidenta de la Coviar, quien afirmó que “este año las exportaciones de vino serán similares a las de carne, en torno a los 1.000 millones de dólares”. Aunque la realidad es que antes se exportaba más carne y luego se cayeron por la prohibición de hacerlo. Desde que volvieron a autorizarse, comenzó a alcanzar los niveles del vino.

No obstante, la industria vitivinícola tiene dos aportes fundamentales para la economía argentina. El 95% del vino que se exporta sale fraccionado y sus etiquetas exhiben el sello de Industria Argentina. Es el único producto con presencia importante en las góndolas de más de 100 países compitiendo con productos similares de otros países.
De hecho, el vino tiene cierta magia que su presencia consigue un impacto de imagen que no logran aportar otros productos fraccionados con marca y denominación de origen. El vino, con la participación que ha conseguido ya se ha transformado en un gran embajador de Argentina. El problema es que aún los estrategas de gobierno no se dan cuenta la importancia de aprovechar lo que el sector ha hecho para apalancar el ingreso de más productos y conseguir una sinergia importante que potencie a todos.

El otro aporte significativo es que, siendo productos cuyo valor unitario es relativamente bajo en comparación con otros está construido en base a una cadena de valor muy importante que implica el trabajo de muchas personas, el movimiento de gran cantidad de recursos y necesita que se remuevan los obstáculos que el sistema legal impone en la Argentina.

Es verdad que el tipo de cambio no es competitivo, pero en los costos internos entran a jugar desde impuestos al trabajo, impuestos y tasas distorsivas y costos de logísticas en los cuales el impacto de los impuestos que gravan al sector constituye uno de los elementos clave para explicar el impacto de este rubro.
La industria tiene grandes posibilidades de crecer, pero se impone la necesidad de que Argentina avance en varios rubros. Por una parte, nueves acuerdos comerciales que quiten el problema de los aranceles que nos descolocan frente a competidores como Chile. Por otra parte, una reducción de los impuestos al trabajo y resolver los costos que impactan en los servicios de logística, como el precio de los combustibles.
La industria vitivinícola argentina no pide protección, está preparada para competir. Solo necesita que Argentina se lo permita.

Fuente:Por Rodolfo Cavagnaro para Radio Mitre - http://radiomitre.cienradios.com/la-importancia-del-vino-para-la-imagen-argentina/
Share:

thebigwinetheory.com Nace Argentina Wine Bloggers, la voz popular de los amantes del vino


La humanidad lleva más de 8.000 años disfrutando del vino y su entorno; sin embargo han sido griegos, primero, y romanos después, quienes mayor difusión le han dado y quienes lograron que su consumo se convirtiese en cotidiano, al alcance de las clases populares y parte fundamental de la vida de social de aquellos entonces y ahora.


Desde este espíritu es que nace ARGENTINA WINE BLOGGERS, comunicadores, consumidores y entusiastas del mundo del vino quienes se agrupan consientes del potencial que tiene la industria vitivinícola del país. Originalmente nacidos como “Blogueros es su tinto”, hoy redefinen su denominación para hacerla más amplia, para incluir a todos los tipos de vinos que se elaboran en el país y con el firme propósito de contribuir al desarrollo comunicacional del vino, sin elitismos innecesarios, de manera descontracturada y apoyados en la convicción que el disfrute del vinos no es ni debe ser una ciencia.

Por estas pautas fundacionales, que a la vez se convierten en una firme declaración de principios, Bodega Catena Zapata, celebra este lanzamiento y felicita a los socios fundadores: Argentina y sus Vinos, Cata y Pluma, El Ángel del Vino, El Blog de Lau Malbec, El Vino del Mes, Fabián Mitidieri, Libritos y Vinitos, Logia Petit Verdot, Mi lado V, MrWines, Nicolás Orsini Blog, Rumbovino, The Big Wine Theory, Vinarquía, Vinos en Córdoba, Vinos Oasis Sur y Wine MDQ; quienes cada uno, manteniendo su propio estilo generaran acciones mancumunadas a fin de comunicar distintos aspectos de nuestra bebida nacional: ¡el vino argentino!
awb
Acá están, por orden alfabético de cada blog, los integrantes de esta equipo de trabajo:
123
45689
https://thebigwinetheory.com/2016/11/29/nace-argentina-wine-bloggers-la-voz-popular-de-los-amantes-del-vino/

Share:

vinetur.com Varias bodegas de California elaboran vinos a los que se añade Marihuana


Con la reciente legalización del cannabis en este estado varias bodegas apuestas por la elaboración de vino con marihuana que no posee efectos psicoactivos

Según informa el diario digital Cañamo.net, bodegueros californianos utilizan cannabis en la elaboración de sus vinos.
Esta práctica, que al parecer lleva años realizándose en varias bodegas de California, es una receta que parece que ya se empezó a usar en EEUU en los 70, pero ahora con la reciente legalización del cannabis recreativo en este estado se podría poner de moda, estiman desde Cañamo.

El "Cana Wine" o vino verde se produce añadiendo marihuana durante el proceso prefermentativo, es decir el resultado final es un vino obtenido por fermentación de uvas pero también de cannabis.
El resultado es un vino de tonos verdosos y sin efectos psicoactivos de la marihuana.
Muchos vinicultores utilizan únicamente CBD para elaborar el vino, pero incluso en los que se añade el cannabis al completo normalmente hay ausencia de THC (el principio activo de la marihuana), debido a que éste no se libera durante el proceso de fermentación.

Muchos de los vinos producidos se realizan a base de marihuana orgánica y uvas de cultivos biológicos.
Por lo general se añade medio kilo de marihuana a cada contenedor de fermentación, que da como resultado una concentración de 1,5 gramos de cannabis por botella de vino.
Debido a que la mayoría de vinos producidos contienen mayoritariamente CBD el resultado es una bebida de propiedades medicinales.

Fuente: https://www.vinetur.com/2016112826372/varias-bodegas-de-california-elaboran-vinos-a-los-que-se-anade-marihuana.html
Share:

losandes.com.ar La madurez del enólogo senior


Los profesionales jóvenes o juniors están en la táctica; los seniors, en la estrategia. El joven adquiere conocimientos; el senior los sedimenta y los transforma en conceptos.

Ángel A.Mendoza - Licenciado en Enologíapara Diario Los Andes


Soy un enólogo de esta generación, que comienza a transitar los caminos de la vejez, la sexalescencia y la madurez profesional. Me parece oportuno hacer algunas reflexiones dignas:
- Durante toda la vida profesional hemos intentado encontrar la mejor madurez de las uvas y de los vinos.
- Entre madurez precoz, madurez tardía, madurez aproximada o madurez ideal, ocurrió nuestra actividad durante más de 50 cosechas.

Personalmente considero que los enólogos seniors no tenemos edad, tenemos vida. “Tenemos la edad que queremos y sentimos”
La enología moderna asienta las bases del actual diseño comercial de los vinos en la justa madurez polifenólica y aromática de las uvas.

De modo que la madurez será también el paradigma de los enólogos jóvenes.
Pero a veces “ellos están inmaduros” para lograr una mejor interpretación de este concepto.
“También los enólogos buscamos que los grandes vinos intenten madurar sin envejecer.
Luego los enólogos mayores no aplicamos el mismo principio en el desarrollo de nuestras vidas.
Algunos de nosotros envejecemos, de hecho, porque no maduramos. Envejecemos cuando lo nuevo nos asusta.
Envejecemos si dejamos de luchar. Envejecer con sabiduría no es envejecer.
Por ello he considerado oportuno transmitir a mis colegas y amigos, aquellos que me siguen en edad, algunos principios de la madurez, que alguna vez leí por algún libro, manual, revista o pensamiento antológico anónimo y yo le hice algunos arreglos.

Madurez
“Madurez es la habilidad de controlar la ira y resolver las diferencias armoniosamente”.
-Madurez es cuando aprendemos a no juzgar ni a prejuzgar.
-En la juventud aprendemos, con la edad comprendemos.
-En los ojos del joven arde la llama; en los del viejo, brilla la luz.
-Madurez es poner en práctica las enseñanzas de la vida.
-Madurez es paciencia. Es la voluntad de posponer el placer inmediato, a favor de un beneficio a largo plazo.
-Madurez es humildad, es ser lo suficientemente noble como para decir “me equivoqué”.
- “Quien se enfada por las críticas, reconoce que las tenía merecidas”, Cayo Cornelio Tácito (55-155,Roma)
 Madurez es ser confiable, tener palabra, ser leal, consistente, madurando sin envejecer, como los grandes vinos tintos del mundo.

- “Madurar (como la uva) es saber evolucionar desde las sensaciones ácidas y rígidas de la vida hacia la dulzura y paciencia, contemplando la vida con más color y sabiduría” (Julia Rodríguez).
- Madurez es el arte de vivir en paz .
-”Para ser un viejo sabio lo más importante es no ser viejo”(Aldo Biondolillo).
- Los hombres son como los vinos: la edad estropea a los malos pero mejora a los buenos”.

Vejez de los enólogos
Bueno, para no provocar separaciones odiosas entre agrónomos y enólogos me gustaría hablar de :
La madurez profesional y moral de los vinicultores o winegrowers seniors.
Perdón porque al inglés lo domino poco.

Aunque detesto la palabra winemaker, porque el vino no se hace, se cultiva desde la viña, la bodega y la comercialización. 
Aquí expongo los pensamientos de un excelente colega y amigo, el ing. agrónomo Carlos Catania, en las puertas de su jubilación de 40 maravillosos años como investigador de INTA.

“Los profesionales jóvenes o juniors están en la táctica; los seniors, en la estrategia”.
El joven adquiere conocimientos; el senior los sedimenta y los transforma en conceptos.
El junior llega más rápido, el senior sabe dónde va.

Fuente: http://www.losandes.com.ar/article/la-madurez-del-enologo-senior

Share:

lanacion.com.ar Uva uruguaya: los vinos charrúas salen al mundo


Uruguay busca conquistar el mercado internacional con su cepa insignia, el tannat; los empresarios argentinos no se quieren quedar afuera e invierten en viñedos, en el país vecino

65 Millones de litros de Producción

Es la cantidad de vino que produce Uruguay; exporta tres millones de litros, que generan ingresos por US$ 10 millones

Con su uva insignia, tannat, Uruguay quiere sumarse a la elite vitivinícola internacional en la que se encuentran los vinos sudamericanos, con el malbec argentino y el carmenere chileno como grandes exponentes. El país charrúa busca posicionar su cepa en el mercado global transformando "cantidad por calidad". Parte de este proceso es impulsado por empresarios argentinos, que tras desembarcar al otro lado del "charco" con el negocio inmobiliario, comenzaron a expandir sus inversiones hacia los viñedos.

Uno de los principales referentes de este movimiento es el empresario petrolero Alejandro Bulgheroni y su mujer y socia, Bettina, que en marzo pasado inauguraron Bodega Garzón en Punta del Este, cuya viña tiene una capacidad de producción de 2,2 millones de litros.

"Si bien no tiene las mismas características que la tradicional bodega familiar de cuatro generaciones que predomina en el país, Bodega Garzón es lo mejor que le pasó a la industria vitivinícola uruguaya en los últimos años; le dio el empujón a Uruguay para posicionarlo en el mapa. Por la escala de producción necesita de otros mercados. El país exporta 3,5 millones de litros de los 65 millones que produce", explica Martín López, responsable de Wines of Uruguay.

El sector vitivinícola uruguayo es chico comparado con el de la Argentina; tiene apenas 7000 hectáreas de viñas y generó US$ 10 millones en ventas al exterior en 2016. Sin embargo, los dos países comparten el hábito del consumo con 24 litros de vino per cápita por año, a diferencia de Chile, que sólo consume 14 litros por habitante. "Uruguay tiene un vino de nicho que está posicionado dentro de las categorías exóticas. Pero, a diferencia de la Argentina y su malbec -que están muy consolidados en el mercado internacional-, a Uruguay muchos no lo conocen y el tannat no es una cepa de las más reconocidas a nivel mundial. El gran desafío que tenemos es hacernos conocer", agrega López.

Eduardo "Pacha" Cantón es un argentino que está viviendo en Carmelo hace 20 años. Primero comenzó a incursionar en el negocio inmobiliario y fundó el club de campo El Faro. Cinco años después compró Finca Narbona, una bodega tradicional de 1909. "El vino uruguayo fue cambiando, se incorporó mucha tecnología. No vinimos a hacer cantidad sino vinos de calidad para exportar. Somos más empresarios que bodegueros", confiesa.
En la viña producen 25.000 botellas anuales que exportan a 36 países a un precio de US$ 12 por unidad. "El consumo interno es limitado, tiene un cupo. Hay que abrir mercados, hacer relaciones y exportar. La segunda venta va a ser la buena; hay que seguir creciendo, respetando la calidad a un precio razonable", dice. Además está entrando en el negocio alimenticio con la producción de quesos y yogures.

A diferencia de los vinos argentinos o chilenos, donde las viñas están cerca de las montañas, en el caso uruguayo la amplitud térmica no la da la altura sino la cercanía a las brisas marítimas y al río. "Las condición climática de Uruguay fue la razón principal por la que decidí iniciar mi nuevo emprendimiento allá", dice Rodrigo Biz, quien, luego de incursionar en el vino argentino en Mendoza, cruzó el Río de la Plata y fundó la bodega boutique Sierra Oriental en Maldonado. "Después de recorrer un montón de viñedos en todo el mundo, reparé que los mejores vinos están en Bordeaux y en Toscana, dos lugares en Francia e Italia, respectivamente, que están a menos de 40 kilómetros del mar y que no superan los 100 metros de altura", detalla. Anualmente produce 60.000 botellas que vende a US$ 7 (los blancos), US$ 12, los tintos, y US$ 16 el tinto reserva.

En Carmelo, frente a la famosa capilla San Roque, hay otro emprendimiento argentino: Campo Tinto, de Diego Vigano, que luego de abrir la posada y el restaurante en 2013, inauguró el año pasado la bodega, con capacidad de producción de 15.000 litros. "Antes se hacían vinos en cantidad, en damajuana, de baja calidad. Después se disminuyó el consumo de vino y los uruguayos pasaron a tomar otras bebidas, principalmente cerveza. Ahora hay nuevos mercados y hay otras maneras de hacer vinos", analiza Vigano, quien añade: "Somos nuevos en la industria. Vamos a focalizarnos en el turismo vitivinícola que tiene mucho potencial en la zona. También estamos por lanzar un «medio y medio», que es un vino de corte, típico uruguayo, producido a partir de la mezcla de vino espumoso dulce y vino blanco seco".

Si bien Brasil y Estados Unidos son los principales destinos de los vinos uruguayos, en la Argentina el tannat crece, impulsado por el turismo criollo en la costa charrúa. En esa línea, y con el objetivo de incrementar las exportaciones al país, mañana cruzarán el "charco" 15 bodegas uruguayas para presentar más de 100 etiquetas en la primera exposición de Vinos de Uruguay a la Argentina, en The Brick Hotel Buenos Aires.
"El tannat históricamente fue un vino de gran estructura, pero, con el tiempo, y luego de mucho trabajo, fue evolucionando y se mejoró la manera de tratarlo: los productores están mutando a vinos más ligeros y de menos cuerpo, como hizo la Argentina con el malbec. Si bien es una cepa de origen vasca, Uruguay tiene la mayor plantación del mundo", concluye López.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1960722-uva-uruguaya-los-vinos-charruas-salen-al-mundo

Share:

Michel Rolland "Sería capaz de hacer vinos hasta en la Luna"


El enólogo francés, de visita en Argentina El winemaker más influyente del mundo se declara amante de los desafíos.
Michel Rolland no podía tener otro destino que el de una vida dedicada al vino. No sólo nació en una de las zonas vinícolas más reconocidas de Europa -Libourne, en el sudoeste de Francia- sino que para 1947, los Rolland ya iban por la tercera generación trabajando en viñedos, primero ajenos, luego propios. Se crió jugando entre vides y barricas y, cuando creció, ingresó a la Universidad de Burdeos para estudiar enología. Según él, como segundo hijo de una familia tipo de la post guerra, no tenía otra opción que hacerse cargo del legado. Y vaya si lo hizo. En los cuarenta años siguientes, recorrió el planeta para estudiar otros suelos y otras uvas, hizo vinos hasta en los lugares más remotos, y convirtió su nombre en una marca mundial.

Esta semana visitó Buenos Aires para presentar Clos de los Siete Cosecha 2014, el nuevo lanzamiento de uno de sus proyectos argentinos. “También tengo otro nuevo vino, Mariflor Arthur & Theo, dedicado a mis nietos gemelos”, cuenta con orgullo, en diálogo exclusivo con Clarín.
El enólogo francés Michel Rolland en plena cata. (Foto: Fernando de la Orden)
El enólogo francés Michel Rolland en plena cata. (Foto: Fernando de la Orden)

-Ud. empezó a viajar en una época en que no existía una industria global del vino. ¿qué fue lo que lo impulsó a salir de Francia?
-Una enorme curiosidad. Además, ¡eran los años 60! Yo no era hippie pero tenía 17 años, me gustaba viajar y quería ver California. Nadie conocía los vinos norteamericanos en Europa entonces y yo quería saber cómo eran.

-Como europeo, ¿no subestimaba los vinos del nuevo mundo?
-Es una buena pregunta porque en ese tiempo no nos preocupábamos por eso, porque no había competencia. Los vinos californianos no se vendían fuera de Estados Unidos, lo mismo que los de Sudamérica. No era el mismo contexto. Ahora un chino se toma un vino mío hecho en Argentina y lo postea en Facebook al instante, está todo conectado. En ese momento, si no viajabas, no te enterabas de nada.

-El escritor Alessandro Baricco dice en su libro “Los bárbaros” que los vinos norteamericanos son “hollywoodenses”, “sin alma” y que críticos como Robert Parker, al ponerles puntajes, hacen marketing de un arte. ¿Qué opina de esto?
-No conozco a Baricco, pero creo que es falso decir que no se puede dar puntaje al arte. Yo he leído a Víctor Hugo y creo que no todos sus textos tienen la misma calidad. Lo importante es que quien dé el puntaje tenga alguna autoridad para darlo. Hay críticos serios que pueden dar notas a los vinos porque tienen background y experiencia de cata de años. El problema son ustedes, algunos periodistas (se ríe), que empezaron a catar hace tres meses y ya quieren calificar.

-Desde que se convirtió en un “flying winemaker”, ¿no perdió contacto con la tierra, al pasar tantas horas en aviones?
-No. Es cierto que ya no tengo que caminar tanto los viñedos como antes, pero lo sigo haciendo. Yo fui uno de los primeros enólogos en catar las uvas.

-Lo llaman de todos los continentes buscando asesoramiento. ¿Se puede hacer vino en cualquier parte?
-Yo digo que si alguien tiene un proyecto en la Luna, espero que me contraten a mí para asesorarlos (se ríe). La curiosidad me pone en movimiento. Y si hay una pelea terrible con la naturaleza, puede ser hasta divertido.

-¿Cuál fue, hasta ahora, su mayor desafío?
-La India, por el entorno. A la viña no le gusta el clima extremo, y ahí pasás de la época súper seca a la lluvia monzónica. Y sin embargo, logramos hacer un vino correcto.

-Pero no lo hizo en un viñedo propio sino como consultor.
-No, ¡tampoco estoy tan loco! (se ríe)
Michel Rolland acaba de presentar su nuevo vino hecho en Argentina, Clos de los Siete 2014 (Foto: Fernando de la Orden).
Michel Rolland acaba de presentar su nuevo vino hecho en Argentina, Clos de los Siete 2014 (Foto: Fernando de la Orden).

-¿Cómo eran los vinos que encontró en Argentina cuando visitó el país por primera vez?
-Era otro tipo de gusto, muy diferente al actual. Eran vinos livianos, con poco color, marrón o naranja… En los restaurantes ponían las botellas arriba de la chimenea y lo servían a 33 grados. Después pedían hielo para enfriarlo. Podías tomarlo así, pero eso no era para un consumidor internacional.

-¿Se puede hacer un vino para exportar, que seduzca a un paladar global, y que no pierda la identidad local?
-No se pierde nada. Argentina mejoró desde la agricultura, en principio. La calidad del vino depende de la calidad de la uva. No hay buen enólogo con mala uva. Después viene la producción, la vinificación.

-En esa evolución surgieron nuevas zonas vinícolas. ¿Cree que hay otras, aún no desarrolladas?
-Seguro. No voy a decir cuáles para que no suba el precio de la tierra (se ríe). Argentina es tan grande, hay tanto espacio… Yo creo que también se puede trabajar más en altura. Pero ahí está la cuestión del riego, de la falta de agua.

-Si hiciéramos una analogía con el fútbol, otra pasión nacional, ¿cómo estarían hoy nuestros vinos para un mundial?
-Igual que la selección, remando y remando (se ríe). No, en serio, así como en el fútbol hoy parece que cualquiera de los grandes puede ganar o perder, así pasa en el mundo del vino.

-¿No hay un Messi?
-Hay varios. Podría ser Catena Zapata o Trapiche, con sus vinos de alta gama. Pero no ganan siempre. Como le pasa a Messi. Es una muy buena comparación.

-Los argentinos siempre quieren ser los mejores del mundo en algo. Con el Malbec, al menos, ¿eso se logró?
-Sí, definitivamente. No hay dudas. Ahora veo que quieren impulsar otras cepas, como el Cabernet Franc o el Cabernet Sauvignon. Pueden hacerlo, pero primero hay que defender el Malbec, que es el gran vino argentino, y, sin dudas, el mejor Malbec del mundo.

Fuente:Carmen Ercegovich para clarin.- com http://www.clarin.com/sociedad/michel-rolland-winemaker-clos_de_los_siete_0_1693630815.html


Perfil: El consultor más buscado

Tiene viñedos en Francia, España, Sudáfrica y Argentina. Pero, además, trabaja como consultor, asesorando a bodegueros de todas partes del mundo que lo contratan para mejorar la calidad de sus vinos. Al país llegó en 1988, convocado por Arnaldo Etchart. De esa sociedad surgió Yacochuya, su primer proyecto en Cafayate. En Mendoza, es uno de los dueños del grupo Clos de los Siete.
Share:

cronista.com Por la suba de los costos internos, el vino argentino es 50% más caro que el chileno


Logística, impuestos y elevados aranceles por falta de acuerdos comerciales son las principales restricciones. Este año las bodegas exportarán u$s 900 millonesTras una mala cosecha, debido fundamentalmente a problemas climáticos, la producción de vinos fue menor este año a la del 2015 pero las exportaciones se mantendrán en el orden de los u$s 900 millones. Esta es la proyección que realizaron desde Wines of Argentina, durante las Jornadas Estratégicas de la vitivinicultura argentina en el mundo que se realizaron el jueves 24 en la sede de la Cancillería.

El principal problema analizado fue la pérdida de competitividad de los vinos argentinos frente a sus principales competidores (España y Chile). "La diferencia de costos entre Argentina y Chile supera el 50%. Mientras nosotros pagamos aranceles en casi todos los mercados, ellos pagan cero porque tienen tratados de libre comercio", comentó Alberto Arizu, director de Wines of Argentina. "Uno de los factores que más nos está afectando es la caída del mercado brasileño, por su propia crisis interna y porque recientemente impuso un impuesto interno a las bebidas alcohólicas, una medida que se está expandiendo en otros mercados de la región como Colombia y Ecuador". "De todos modos -destacó- aunque la apertura comercial del mundo va a ser menor, hay buenas oportunidades de crecimiento. El consumo de vino aumenta con el bienestar económico, y se multiplicó por cinco en los últimos 20 años".

Argentina exporta hoy un 30% de su producción de vinos (principalmente de alta gama y mayormente Malbec). De las 340 bodegas exportadoras, las primeras 10 concentran el 70% de las ventas al exterior.
"Los costos del vino argentino están muy altos, sobre todo impuestos y fletes. A esto se suma el atraso cambiario frente a nuestros competidores", sostuvo José Zucardi, cuya bodega exporta el 50% de su producción. Para Maximiliano Hernández Toso, de Riglos Huarpe (bodegas que se fusionaron recientemente), el principal problema es "la escasa inversión por falta de acceso al crédito. Con mayores inversiones en tecnología, los productores podrían manejar mejor sus viñedos frente a inclemencias como las lluvias por el fenómeno del niño; y las bodegas podrían crecer en producción. Pero la realidad es que mientras los productores de Australia o California tienen créditos a 30 años, nosotros tenemos a cinco años. La única opción es reinvertir utilidades, pero esto pone un límite al desarrollo del sector", enfatizó. En cuanto a los costos, ejemplificó "mandar un contenedor al puerto de Buenos Aires sale u$s 2500 y de ahí a Shangai, u$s 700. Así es más difícil llegar al mundo".

Daniel Rada, del Observatorio Vitivinícola Argentino, enfatizó el peso que tienen las restricciones arancelarias y para arancelarias que enfrentan los vinos argentinos, por falta de acuerdos comerciales con sus principales mercados. "Además -agregó- muchos de nuestros competidores tienen programas de promoción y apoyo a las exportaciones. En España, el gobierno destina 20 centavos por litro exportado", señaló.

En este sentido, la canciller Susana Malcorra destacó, durante su discurso de inauguración de las jornadas, que "estamos trabajando fuerte para apoyar a este sector que es un emblema de la Argentina. Hemos avanzado en un acuerdo con Noruega y Canadá para ampliar la participación de nuestros vinos en esos mercados", aseguró.
Por su parte, Hilda de Vaieretti, presidenta de la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), destacó que "pese al estancamiento de los últimos tres años, se mantiene el objetivo de alcanzar los u$s 2000 millones en exportaciones para 2020. "Lo que ocurrió es que, luego de varios años muy buenos, la actividad se estancó y se deprimieron los precios. Este año mejoraron porque la cosecha fue menor. Pero de todos modos esto abre buenas perspectivas porque ya no hay sobre stock", comentó.


por  MARÍA GABRIELA ENSINCK para El Cronista

Share:
www.matcom.com.ar. Con la tecnología de Blogger.

Siganos por Correo

Seguidores Fieles

EL ARGENTINO

ARGENTINO, AVISOS WEB

Vinos Boutique Y Creaciones De Autor Finca Gabriel Jorge Rubio, Los Médanos De V... cjwx2z

Copyright © Vinos Del Plata | Powered by Blogger Design by PWT | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com